Grupo motor

Grupo motor

Presentamos al grupo motor que participa del proyecto: las cigarreras con las que estamos trabajando en este proyecto.

Fotografías Realizadas por ©Javier Carbajal / CIGARRERASDOC

JavierCarbajal_01

Mari Cruz Regó

Vida. “Para mí la fábrica representa, te voy a decir, si no el 100%, por los menos el 90% de mi vida porque entré una niña y salí una abuela»

María Magdalena García

Familia. «La Fábrica de Tabacos es mi vida. Es mi vida. Aunque yo proteste, reniegue, es mi vida. Tengo mis amigas, mis amistades, mi familia. Es mi vida»

JavierCarbajal_04
JavierCarbajal_05

María Teresa Calleja

Legado. «Todas las cigarreras que hemos tenido hijas han visto en nosotras un ejemplo. Les hemos transmitido esa lucha y esa independencia de la mujer. Las cigarreras éramos un grupo bastante grande porque estábamos en Madrid, Málaga, Sevilla, San Sebastián, Tarragona…creo recordar que éramos doce fábricas. Muchas mujeres en España trabajando y reivindicándose como mujeres trabajadoras».

Milagros López

Condiciones. “Había temperaturas…yo una vez estuve hasta 54º por la tarde, en la lona…¡nos lo dijeron después de que había pasado! Eso sí, salía llena de polvo, con un olor que no se te quitaba, el armario estaba todo impregnado de tabaco, o del olor al tabaco, claro..sí nos duchábamos, porque nos podíamos duchar allí, pero lo llevabas dentro, en la piel, por mucho que te duchases…”.

JavierCarbajal_02
JavierCarbajal_07

María Luisa Sanz

Independencia. «Para mí ser cigarrera fue muy bueno, primero tenía independencia económica, segundo porque era un trabajo para toda la vida, como así fue y tercero, por el buen ambiente de trabajo que había entre las compañeras. Éramos solidarias a la hora de que ocurriera algo a alguna de las compañeras, la gente se volcaba para ayudar, eso en el interior de la fábrica y en las familias».

Isabel Gómez

Colectivo. “En la Fábrica de Tabacos las mujeres se dieron cuenta de que sin ayudarse las unas a las otras les era muy difícil sobrevivir. Tienen que conciliar la vida laboral y familiar y la concilian de la única manera que pueden en aquel momento: se tienen que llevar los niños a la fábrica y los niños no pueden estar correteando por ahí solos, con lo cual una serie de compañeras se van rotando y van cuidando de los niños, otra serie de compañeras van rotando y van haciendo el puchero para todas, para que no tengan que irse a casa a hacer la comida, comer y volver. Se van relevando y se van dando un soporte hasta el punto de que como no había edad de jubilación y no había ningún sistema de protección social, cuando ya no podías trabajar, dejabas de ganar y volvías otra vez a estar en una situación de mucha más miseria de la que estabas.”

JavierCarbajal_08
JavierCarbajal_13

Dolores Beamud

Herencia. «Entré a Tabacalera porque mi abuela, mi familia, toda, toda, toda ha sido cigarrera. Entonces, yo me acuerdo que, además cuando era pequeña, me decían “¿tú de mayor qué quieres ser?, yo cigarrera, cigarrera”.

María López

Barrio. «No, el barrio no hubiera sido el mismo sin las cigarreras, ya te digo yo que no. Primero porque sacó a muchas familias de la miseria, de la pobreza. Osea, el que pusieran allí la fábrica de tabacos y empezaran a trabajar las mujeres cigarreras, te hablo de las antiquísimas, claro. Y luego poquito a poco como se fue eso mejorando y  subiendo el barrio para arriba. Yo creo que significó muchísimo. Si no hubiera estado ahí la fábrica, a lo mejor hubiera sido otro barrio de la periferia cualquiera».

JavierCarbajal_03
Fotografia perteneciente al proyecto de Cigarrerasdoc. www.cigarrerasdoc.com ©Javier Carbajal / Cigarrerasdoc

Elena González

Recuerdos. «Cuando paso por donde la fábrica me entran como escalofríos y cosas, porque han sido muchas vivencias, mucho contacto con compañeras, con gente. ¡Entré con 18 años, es que me he formado allí! Prácticamente toda mi edad adulta.»

Florentina Asenjo

Unión. «Hombre, luchar conjuntamente es lógico, no es lo mismo que veinte personas hagan una huelga a que la hagan solo dos. Eso influyó muchísimo. Y oye, en fábrica se ha parado mucho: a la hora de los convenios, los pocos o muchos que sacábamos era por medio de la fábrica; en oficinas no paraban a casi nadie».

JavierCarbajal_09
JavierCarbajal_10

Elena Coca

Nostalgia. «Una pena que se cerrara la fábrica».

María Antonia Montiel

Amistad. “Esa fábrica, ese tipo de trabajo, con tantas mujeres. Se creaba un ambiente diferente a todo lo conocido, laboralmente hablando, porque las mujeres no trabajaban, se dedicaban a la casa, y estas fueron las primeras mujeres que se independizaron, de las que dependían sus maridos, y que mantenían a toda la familia».

JavierCarbajal_12
JavierCarbajal_06

Agapita Prieto

Trabajo. «Para mí trabajar en tabacalera me supuso despegar en mi vida laboral, la cual ha sido mi mejor época por ser mi inicio laboral. Como ya digo y porque aunque suponía trabajo, era muy joven y encontrar el ambiente estupendo con las compañeras no me enteraba del trabajo. Era ir con entusiasmo a pasar mi jornada. Y gracias que me duró muchos años. ¡Es una época que recuerdo con mucho cariño!»

Begoña Flecha

Evolución. “En Tabacalera empecé en San Sebastián y en el 78 me vine a Madrid. Trabajé en varios puestos: en los tubos, en la lona y en las máquinas de hacer cigarrillos».

JavierCarbajal_14
JavierCarbajal_15

Tomasa López

Cierre. «Mi primo me dijo, “Tomasa, estás jubilada ya” y dije, “a los sesenta años, si todavía puedo vivir y trabajar” y me dijo “no, ya Jubilada porque se va a cerrar ya la fábrica».